RELACIÓN ENTRE SIGNOS ATROLÓGICOS Y LOS OFICIOS

La Astrología es la ciencia del Universo. Data desde que el mundo es mundo y por tanto, su simbolismo es muy antiguo. Es la raíz de todo el conocimiento.

Es cierto que es compleja para descifrar su significado ya que su simbología contiene una gran información  y eso la hace difícil de entender y de aplicar, pero engendra la sabiduría del Universo y ofrece  las claves necesarias  para  orientarnos.

 

Los templos de la Masonería Universal son representación simbólica de lo que, los masones de cada rito, consideran necesario destacar como los contenidos fundamentales de su concepción masónica. Sin embargo, más allá de tales particularidades, la gran idea que se expresa siempre en el templo  es que corresponde a una representación simbólica del Universo.

En el simbolismo zodiacal, el aspecto más importante que debemos tener presente, es que los signos zodiacales representan el cosmos, el orden del Universo, que se construye para entenderlo, para desentrañar sus misterios, con una mirada trascendente que se sostiene en la indagación sin tiempo: ¿qué somos?, ¿de dónde venimos?, ¿hacia dónde vamos?. La ubicación de estos símbolos en el Templo tiene un orden en su distribución, manteniendo la condición cósmica.

 

La importancia que tienen los signos del zodiaco en la Masonería es trascendental. En primer lugar, porque, todos los componentes simbólicos que están presentes en el templo, ligan a la Masonería con las tradiciones iniciáticas y esotéricas desde la antigüedad en la historia del Hombre. Ellos nos conectan a una Masonería profunda, que tiene sus raíces en las elaboraciones más sublimes de la sabiduría del hombre, y que mantienen sus constantes en el sentido trascendente de la naturaleza del homo sapiens.

Ya, en el Paleolítico, el hombre relacionaba la influencia de la Luna con su medio de vida. De esto hay constancia. Y a lo largo de los siglos ha estado siempre presente en la vida del hombre, aunque desde que sufrió su divorcio en el siglo XVII con la Astronomía (ya que hasta entonces, Astronomía-Astrología y Matemáticas iban unidas), entró en una larga noche de la que está saliendo y viendo la luz de nuevo,   y somos –los que la estudiamos y la aplicamos- los responsables de que tenga el lugar  que se merece.

 

Para determinar un orden de distribución de los signos zodiacales en un taller masónico, es importante – a mi parecer- tener en cuenta  el desplazamiento del Sol por la franja zodiacal y haciendo una analogía con el taller, posicionaremos estos 12 signos zodiacales en los lugares que corresponden a los  oficios masónicos, dando prioridad y condición solar a quien preside la logia –el Ven. Maestro.-

 

He de decir que, cada autor puede dar una interpretación distinta de otro a esta distribución, ya que esto dependerá de su grado de sabiduría y entendimiento en astrología y, por supuesto, en masonería.

El simbolismo tiene muchas interpretaciones y por ello engendra tanta riqueza, es por esto que, haciendo una indagación  profunda en cuanto a la distribución de los signos zodiacales y puesto que en el Oriente, donde está el Venerable, tenemos al Delta, al Sol y a la Luna (símbolo de  unión y equilibrio), le corresponde  ubicar el signo de LEO, ya que –astrológicamente-  está representado  por el Sol, pues es el que dirige y da origen  a la vida; es la expresión creativa, mental y física para crear a través del amor. Es el centro; el corazón. Es el punto principal de todas las circunstancias y si se utiliza adecuadamente la luz,  brillará. Y teniendo en cuenta de que el Delta está presente en este sitial, y es el que da la luz para que haya  orden y equilibrio entre lo tangible y físico, lo emocional y lo espiritual, es el foco más brillante del taller y de donde emana la sabiduría.

 

Si seguimos el orden y recorrido natural en la banda zodiacal (que va en sentido contrario a las agujas del reloj), desde el signo de Leo, el siguiente le corresponde  a VIRGO y, en este caso estará representado por el Secretario. Este signo de virgo está regido por el planeta Mercurio y, entre las muchas acepciones que tiene, es  la de mantener el  orden en cuanto a lo tangible y precisión de lo que acontece en tiempo sagrado, dándole un carácter y una redacción adecuada. Hace su servicio a la comunidad, cuidando todos los detalles ya que el orden práctico y consciente debe quedar bien detallado.

 

El siguiente corresponde al signo de Libra y, en este caso será representado por Gran Experto.  El signo de LIBRA está regido por el planeta Venus y, entre las muchas acepciones que tiene, es la de vigilar para que haya orden y equilibrio en la logia y para que se cumpla un orden social. Es el ojo que todo lo ve y, puesto que necesita establecer el equilibrio, vigila para que  se cumpla. Además, como este signo representa la Balanza, será quien –por orden del Venerable Maestro y en tiempo sagrado- abra el libro de la ley que representa a la orden; dispone en orden el cuadro de logia y enciende las luces del taller; deja preparada la logia en perfecto estado y equilibrio para la apertura de sus trabajos.

 

El siguiente corresponde al signo de ESCORPIO (escorpión) y, en este caso será representado por el Hospitalario. El signo de escorpio está regido por el planeta Plutón y, entre las muchas acepciones que tiene, es la de ayudar a aquellos que están necesitados, y dado el gran poder de sensibilidad que tiene, provoca un cambio en la vida de esa persona, que entre otras facetas, también será de carácter profundo, ya que Plutón tiene que ver con los cambios desde lo más profundo de cada ser así como de cada situación. Por esa sensibilidad, el Hospitalario puede ejercer su labor,- con el respeto,  agudeza y silencio – que le caracteriza al signo de Escorpio  ya que sabe guardar secretos  y puede ser  tremendamente beneficioso ayudando a aquel que necesite restablecerse  de sus males (ya sean emocionales como económicos), . Este signo de Escorpio, también tiene  que ver con el control de dinero de los demás.

 

El siguiente corresponde al signo de SAGITARIO y, será el Maestro de Banquetes quien lo represente. Sagitario está representado por el planeta Júpiter, y entre otras muchas acepciones, tiene la virtud de ser extrovertido, respetuoso con las normas y con los demás; le gusta disfrutar satisfactoriamente de las alegrías y de los placeres de la vida. Es protector y buen anfitrión. También tiene una sabiduría superior que le hace ver más allá de lo concreto.

 

El siguiente corresponde al signo de CAPRICORNIO y, será el Primer Vigilante quien lo represente. El planeta regente de  Capricornio  es Saturno, cuyas características – entre otras- es alcanzar la sabiduría a través del conocimiento. Es constante, responsable y trabaja duro para llegar a alcanzar su meta, ya que lo hace con lucidez y mucho esfuerzo, incluso a costa de grandes sacrificios y renuncias. Es conveniente que El compañero, adquiera  estas cualidades porque empieza a andar su camino en solitario y no debe desfallecer si quiere alcanzar la meta que le conduce a la sabiduría.

 

El siguiente corresponde al signo de ACUARIO Y, será el Guarda Templo quien lo represente. Este signo -cuyo planeta regente es Urano- en la antigüedad, se le adjudicó el planeta Saturno, por lo que tiene dos vertientes muy claras:

Por una parte representa la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad (entre otras cualidades que aporta el planeta Urano) y, como se puede comprobar, sus características son muy parecidas a lo que representan los pilares de la Masonería.  Pero también –por otra parte- representa la seguridad y estabilidad, que le otorga el antiguo regente (Saturno). Esta seguridad y estabilidad la requiere  internamente; es necesario sentirse seguro y equilibrado para tomar ciertas decisiones; también es importante sentirse  igual a otros (aún con sus peculiaridades). Cuando nos sentimos equilibrados, desarrollamos capacidades.

El Guarda Templo es el encargado de guardar el lugar donde se trabaja –bajo los pilares de la filosofía masónica-.

Este signo de Acuario es el opuesto al signo de Leo, y al igual que Leo dirige y organiza, Acuario observa y controla el exterior y el interior del templo.

 

El siguiente corresponde al signo de PISCIS y, en este caso, será el Segundo Vigilante quien lo represente. Este signo y su regente  (Neptuno), es sumamente importante para desempeñar este oficio. Iluminar y orientar a los aprendices, le corresponde a esta oficialía, mostrándoles las herramientas necesarias  para  trabajar y  tallar su piedra bruta por este nuevo sendero al que se han incorporado y en el que pueden encontrar ciertas dificultades: la primera y la más importante es trabajar el EGO, ya que se les prohíbe expresar su opinión. Deben aprender a observar, escuchar y a callar. Durante esta experiencia deberán desarrollar la paciencia y la humildad; entender que su primer trabajo es tallar la piedra bruta y ello conlleva que puedan dudar… que puedan enojarse… que puedan interpretar incorrectamente a los otros…. etc. En fin, esta misión, que  le corresponde al Segundo Vigilante, le otorga la facultad de  alumbrar el camino por el que andarán  estos aprendices.

 

El siguiente corresponde al signo de ARIES y, será el Maestro de la de la Armonía y el Maestro Bibliotecario quien  lo represente (en los talleres donde haya oficialía de Biblioteca podrá ir unida a la oficialía de Armonía). El signo de Aries, es el primer signo que aparece en la primavera, encargada de que florezca todo lo que se inicia. En este caso, es esta oficialía quien puede orientar a los hermanos –tanto a la lectura como a la música-, para que florezca y de fruto  la semilla que llevan dentro.

 

El siguiente corresponde al signo de TAURO y, será el Tesorero quien lo represente. Tauro, como signo del elemento tierra y con una gran capacidad de  propagar seguridad y perseverancia, está  cualificado para dirigir y administrar el tesoro del taller. Lo rige el planeta Venus y, además de la belleza y de la capacidad de sociabilidad que tiene –entre otras cualidades- también  tiene la facultad de lograr un buen equilibrio, ya sea material como espiritual.

 

El siguiente corresponde al signo de GEMINIS y, será el Maestro de Ceremonias quien lo represente. Este signo está regido por el planeta Mercurio, al igual que Virgo y, como dependiendo del signo que esté representando tiene unas características distintas del otro, en Géminis y -por ello- es el Maestro de Ceremonias quien aporta el sentido de hermandad…acompañamiento y guía,  a los hermanos que deban circular por el templo. Es el que ofrece su mano y apoyo  en compañía del Gran Experto en las iniciaciones, y también es quien introduce  en el templo  a los hermanos antes de empezar la ceremonia y quien los acompaña para salir del templo. Mercurio, el planeta regente de este signo es el mensajero de los Dioses. El Maestro de Ceremonias hace este papel en tiempo sagrado, dirigido por el Venerable Maestro.

 

Y por último, el signo de CANCER le corresponderá al Orador representarlo. Este signo está regido por la Luna (que precisamente está en el Oriente). El Orador es el que vigila que se cumpla la Ley. El signo de Cáncer  representa a la familia –entre otras cosas- y cuando me refiero a la familia no quiero decir que sea exclusivamente la de origen natural-de nacimiento-. Este signo representa a la familia o grupo donde la persona se siente reflejada y aceptada; el grupo que  acoge,  acepta y valora a todos sus componentes de forma individual y colectiva.

Es en este grupo donde debe haber una buena organización y unas normas claras y seguras para que funcione bien.

Es en este caso el Orador quien velará porque esas normas se lleven a cabo y se establezca el orden y la armonía en el taller.

Este es el orden que mejor he considerado, haciendo un paralelismo entre lo que significa cada oficio en masonería y el significado de los signos –con sus planetas regentes- que la astrología aporta a cada oficio.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Publicado en Uncategorized