MASONERÍA Y POESÍA

Una tenida magna de iniciación es un buen momento para echar la vista atrás y ver nuestra andadura por el camino iniciático, comprobar las huellas indelebles dejadas al paso, la hermandad del paisanaje, la reafirmación de los compromisos adquiridos, en definitiva, la vivencia íntima y personal de lo que para cada uno de nosotros sea o haya supuesto la Masonería.

Para mí, es la Masonería  un refugio -mi refugio-, alejado del bullicio mundano, donde aprendo a ser poeta. 

Os preguntaréis: ¿Por qué poeta?

Porque los masones siempre debemos de tener algo importante que decir y ese algo hay que decirlo con Belleza. Y es la Poesía Belleza, y es la Belleza uno de los pilares de la Masonería.

Porque “la Poesía”, al igual que la Masonería, “se basa en el Uno, como todo lo bello” (San Agustín).

Porque, ya lo dijo el Duque de Rivas, la Poesía es pensar alto, sentir hondo y hablar claro; como debe pensar, sentir y hablar un masón.

Porque en Poesía, como en masonería, todo es símbolo.

Porque Poesía es sentimiento, fundamento de la Fraternidad.

Porque Poesía es pensamiento subliminado, azote de vicios y prejuicios,  y fundamento de la Libertad.

Porque Poesía es Tolerancia, fundamento de la Igualdad. El poeta siente necesidad de arrojar en verso sus entrañas que le desgarran, para ponerlas a disposición de los demás, no para convencerlos de la certeza de sus pensamientos ni de la grandeza de su sufrimiento, sino para despertar conciencias y engrasar el engranaje del discernimiento, sin imponer ideas ni doblegar el librepensamiento.

Por todo ello, concibo y vivo la Masonería fundida con la Poesía en carnal abrazo.

Poetay Masona, así me gustaría que se me recordara. Pero, por el momento, trabajo con la materia prima que me ha sido dada y desde las siguientes convicciones:

Tengo a la Humanidad por bandera y a la madre Tierra por patria.

No soy ni mujer ni hombre, soy un ser humano.

 No tengo raza, ni negra ni blanca ni ninguna otra. Tengo cuerpo y alma.

Los mismos pies, las mismas manos, iguales ojos, una boca para hablar, una cabeza para pensar y un corazón para amar. Igual que todos.

Amo la diferencia pues en ella está la riqueza.

Odio la indiferencia pues ella es el germen de la podredumbre.

 He elegido no tener religión que me disperse, pero respeto a quien la tenga.

Tengo el compromiso de esforzarme por ser libre, tolerante y fraternal. Ser feliz y hacer feliz a los que me rodean. Sufrir ante el sufrimiento y no acallar la injusticia.

Me resisto a ser persona ligera de pensamiento, palabra, obra u omisión.

Me resisto a ser un cuerpo sin alma, insensible e irascible.

Me resisto a que anulen, distraigan o secuestren mi pensamiento libre.

            Éstas son mis convicciones y aquéllas mis aspiraciones.

 

Como el poeta de manos agrietadas

que rezuman la tinta de sus palabras

heridas, de sus sentimientos henchidos,

de sus verdades ajadas.

Así quiero ser yo.

 

Como el masón de manos llagadas,

a sus herramientas siempre pegadas,

que sangran a cada golpe de mallete,

y aun sonríen de su suerte.

Así quiero ser yo.

 

Así quiero ser yo.

Poeta y masona

En fraternal unión

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Publicado en Uncategorized