La razón

El buen uso de la razón nos hará procurar ver en las cosas todo lo que hay, pero no más de lo que hay. No seremos como esas personas que tienen el talento de ver mucho en todo pero la desgracia de ver todo lo que no hay y nada de lo que hay. Tampoco seremos como aquéllas otras que ven bien, pero poco, sólo contemplan una perspectiva de la cosa examinada, y si cambian de perspectiva la cosa les desaparece y nada ven. Los primeros son grandes proyectistas y charlatanes, los segundos son sentenciosos y aferrados a sus ideas. Hemos de procurarnos de un entendimiento capaz, exacto, claro que abarque el objeto entero, que lo mire por todos sus lados, en todas las relaciones con lo que le rodea evitando los parcialismos y los discurrires profusos sobre realidades inexistentes. Hemos de tener en cuenta, siempre, que la realidad no se suele presentar a nuestros ojos tal y como es, sino que se muestra con alguna falta, añadiduría o mudanza: nuestro conocimiento será imperfecto cuando, respecto al objeto estudiado, nos falte distinguir, cuando le añadimos algo que no hay en realidad o cuando mudamos lo que hay haciendo de ello una cosa diferente.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Publicado en Uncategorized