Igualdad y libertad

Ante la nueva reforma de la educación, la Federación Española de la Orden Masónica Mixta Internacional (OMMI) Le Droit Humain – el Derecho Humano (DH) denuncia la conculcación de dos componentes básicos en cualquier sociedad avanzada, la igualdad y la libertad.

Conocidas las directrices que el Sr. Ministro de Educación considera que deben guiar la nueva Ley de Educación, ésta Federación considera conveniente exponer ante la opinión pública su punto de vista con la intención de ayudar a la reflexión y a encauzar uno de los pilares básicos de cualquier sociedad que se considere mínimamente preocupada por el futuro de sus ciudadanos. En consecuencia manifestamos lo siguiente:

  1. Es inadmisible, en atención a la aconfesionalidad del Estado, que una religión, sea cual fuere aún cuando en este caso se trate de la católica, obtenga de los poderes públicos la capacidad de adoctrinar en centros educativos de titularidad pública y con el dinero de todos los españoles con independencia de las creencias, o la falta de ellas, que cada cual pueda tener. Ejemplo claro de esta situación es el estatus de los profesores de religión, pagados con el dinero público mientras que son contratados y elegidos por los correspondientes Obispos, saltándose todas las normas que sobre trabajo en el sector de la enseñanza pública rigen en España y que no son otras que las de mérito, igualdad de oportunidad en el acceso al puesto de trabajo y no discriminación laboral por razones ideológicas.
  2. Manifestamos nuestro total y absoluto rechazo a cualquier intento que lleve a una degradación de la enseñanza pública mientras se destinan importantes sumas económicas a favorecer una enseñanza que se asienta sobre bases rechazables: separación de sexos, mercantilización de la enseñanza, desprecio de los valores democráticos y de la ética social y, como ya hemos señalado, utilización del espacio público para el adoctrinamiento de nuestra infancia y juventud, desde nuestra manera de entender la vida social
  3. Consideramos que en un momento en el que los recursos son manifiestamente escasos (aunque no para todo como es fácil comprobar día a día), debe cuidarse con la máxima diligencia su asignación.
    En el caso concreto de la educación, quizás haya llegado el momento de suspender unos conciertos que si fueron necesarios en algún momento, es evidente que son prescindibles al poder el Estado asumir plenamente y con todas las garantías sus obligaciones en orden a proporcionar la mejor educación a toda la población española en edad escolar.
    En todo caso y cuando proceda, si se diese el caso y de manera excepcional, su funcionamiento deberán ser exactamente el mismo que rige para la enseñanza pública: gratuidad absoluta, co-educación, no discriminación por razones económicas y/o sociales y atención preferente a su zona de influencia.
  4. Reiteramos nuestro total apoyo a una enseñanza pública, laica y de la máxima calidad como mejor método para que nuestras niñas, niños y jóvenes se conviertan en ciudadanos que entiendan y compartan los valores de libertad e igualdad inherentes a una sociedad democráticamente avanzada.

Finalmente exhortamos al Sr. Ministro de Educación a reflexionar sobre la necesaria desideologización que debe caracterizar a la enseñanza toda vez que ésta debe fomentar, sobre todo, los valores de tolerancia y pluralismo inherentes a una sociedad libre y por tanto heterogénea, y por ello consideramos de máxima importancia la educación en aquellos valores que refuercen estas ideas. Todo ello naturalmente sin olvidar que la educación en España no puede seguir obteniendo los decepcionantes resultados que los sistemas de medida de la calidad de la enseñanza a nivel internacional nos muestran de manera sistemática.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Publicado en Uncategorized