¿Evolución, involución o estancamiento?

Los estudios de Derecho enseñan, entre otras muchas cosas, lo siguiente:

1º.- Que el derecho es una creación de los hombres para los hombres.

2º.- Que cuando el ser humano actúa sale de la esfera individual para integrarse en relaciones interhumanas que lo convierten en persona social.

3º.- Que no existe una sucesión cronológica entre vida social y Derecho, surgen coetáneamente, ya que es esencial a la más elemental estructura social una cierta organización jurídica que, con toda lógica, tendrá un desarrollo congruente con el alcanzado por el núcleo vital en que nace.

4º.- Las leyes a las que nos encontramos sometidos predeterminan modelos de comportamiento.

5º.- Que las relaciones sociales no pueden desarrollarse desvinculadas de reglas, ya que si se abandonan las relaciones humanas a su libre y espontánea manifestación, provocarían la convergencia de apetitos en los mismos intereses. Esto desembocaría en serios conflictos y violentas reacciones, con grave perjuicio de la paz social.

Esta es una triste realidad que se ha comprobado en todas las sociedades siendo precisa una regulación externa y coercitiva de las relaciones humanas (la norma jurídica es siempre una norma de conducta coactivamente exigible), no pudiendo prescindir de ella pues esa posibilidad sólo puede contemplarse como propia de estados de perfección superiores a lo alcanzado por el ser humano, que dejaría de ser tal para convertirse en algo esencialmente distinto.

La historia de la humanidad, comparada con la historia del Universo es una nonada, a pesar de ello llevamos en este planeta muchos milenios. ¿Es que nuestro destino es el que me enseñaron en la Universidad? ¿Será siempre una utopía lo que decía Manuel de Rivacoba y Rivacoba sobre los estados de perfección superiores?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Publicado en Uncategorized