El papel de la Masonería en la crisis actual (II)

No es mi intención plantear mi visión de la Masonería en la actual crisis en su relación con el mundo, sino exponer brevemente el tema desde un punto de vista ad intra (hacia dentro), es decir, la Masonería con respecto a la Masonería en la actual crisis.

 

El papel de la masonería  en ésta y en todas las épocas es sólo uno: proporcionar un método que permita el desarrollo personal de los masones con la finalidad de que éstos, es decir, nosotros, lo proyectemos hacia el exterior y se  logre así el progreso de la Humanidad  en un mundo donde reine la libertad, la igualdad y la fraternidad. Por tanto, podemos concluir que el papel de la masonería es el papel de los masones.

 

Vivimos en un tiempo convulso, de cambio, decadente. La única forma de combatir la decadencia es,  a mi entender,   buscar y encontrar alternativas que permitan el cambio de rumbo. La Francmasonería, si quiere hacer honor a sus fines,  debería ser una precursora de ese cambio, y, no olvidemos que la Francmasonería somos nosotros, los masones.

 

Todo progreso implica cambio, y  todo cambio exige un esfuerzo intelectual e ingentes dosis de creatividad. A su vez, la creatividad necesita para surgir una mezcla de sentimiento hondo y  una capacidad de dudar, o lo que es lo mismo, una conciencia crítica.

 

Esfuerzo intelectual y creatividad que debe dirigir el actuar de todo masón en el mundo profano y, también, dentro de la logia. Las tenidas deben tener por finalidad, ante todo, exponer las ideas o criterios que cada hermano pueda tener, y así aprender unos de otros, en definitiva, progresar. Una tenida que se limite a cuestiones administrativas y al desarrollo de un ritual sin más es una tenida sin  contenido que no sirve para progresar. Una persona o un masón que en este mundo decadente desee progresar, buscará y permanecerá en Masonería, esforzándose, sólo si  aquí encuentra ideas nuevas y ejemplos de masones de los que aprender, en caso contrario, buscará el progreso en otra parte pues, en Masonería no lo habrá encontrado.

 

En definitiva, los Francmasones no podemos permitirnos el lujo de caminar por detrás de la sociedad a la que pretendemos cambiar. Debemos ir siempre por delante. Ir por delante implica un gran esfuerzo por parte de todos nosotros. Salir de esta decadencia en la que la Humanidad se encuentra sumida es nuestra responsabilidad como masones, porque ése y no otro es nuestro compromiso. Y es nuestra responsabilidad dentro y fuera de la logia. Es por ello que, a mi entender, ahora más que nunca, dentro de la logia un masón debe exigir, primero a sí mismo y después a todos sus Hermanos, un esfuerzo intelectual  que haga aflorar la creatividad de la que podamos aprender unos de otros y con ello progresar y exportar nuestro progreso al mundo profano.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailFacebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
Publicado en Uncategorized